Causas

 

Todo en la vida está compuesto de ciclos. La mejor forma de entenderlo está inserta en ‘El gen egoísta’ de Richard Dawkins. Las poblaciones animales siempre han fluctuado de manera cíclica; la alimentación varía según la temporada; las economías varían de acuerdo a la época.

 

En promedio, una crisis económica ocurre cada década.

 

En 1973, se trató de la crisis petrolera, comandada por la OPEP; en 1980, crisis internacional de ahorros y préstamos; 1987, el mercado bursátil se desplomó y el Dow Jones cayó un 23%; los noventa se salvó de la debacle; sin embargo, en el 2000 ocurrió el Dot com Crisis, en donde se ‘murieron’ un sinfín de negocios digitales; finalmente, en el 2008 se presentó la crisis de las hipotecas. En total, cinco crisis económicas en ese lapso, para un promedio de una cada siete.

 

Y aquí estamos, 2019, brillantes y campantes.

 

Sin embargo, más allá de que este es un dato estadístico de múltiples interpretaciones y que siempre, como toda norma, existen desviaciones, basta con echar un vistazo a los datos históricos de Dow Jones y Standard & Poor’s, los cuales parecieran estar inclinándose en una montaña rusa de caída vertiginosa.

 

Standard & Poors

 

standard & poors

 

Dow Jones

 

dow jones

 

Viendo ambas gráficas se dará cuenta de que la tal ‘crisis’ de 2008 no fue ni tan caótica en comparación a lo que se avecina.

 

Desde que inició el 2018, ambas bolsas tocaron sus máximos históricos y no han parado de crecer.

 

Finalizo este pequeño apartado citando al gran maestro de las finanzas, Warren Buffett, lo cual me llevará al siguiente punto:

 

Be fearful when others and greedy and greedy when others are fearful.

 

Bitcoin y Multiniveles

 

Antes que nada, quiero dejarle claro que creo firmemente en Bitcoin y en el blockchain. Soy fiel defensor del tema. Sin embargo, también siento que está en un estado fetal, y que es un mercado que todavía no se ha podido desarrollar de la manera adecuada.

 

Ahora, más allá de bitcoin o no bitcoin, empieza a haber un olorcillo así medio jarto a crisis cuando la ‘plata fácil’ se asemeja. Y, créame, que si algo le ha hecho daño al bitcoin- y el trading, en general- es tanto novato metiendo su nariz en donde no debe (o sabe, mejor dicho).

 

Benjamin Graham- mentor de Warren Buffett y autor de ‘The Intelligent Investor’, considerada la biblia del mercado bursátil e inversión- menciona en el primer capítulo cómo, en 1970, vaticinó una de las crisis económicas más fuertes en aquel entonces, la cual vino precedida de una oleada de amateurs colándose en el mercado bursátil.

 

Algo similar se vive hoy en día, con tanto multinivel prometiendo plata fácil, tanto ‘experto’ en bitcoin alardeando que ganó USD$10.000 en una noche, un sinfín de marketeros ofertando negocios multimillonarios con un Ferrari prestado en el fondo.

 

Es fácil de identificarlo.

 

Cuando el entorno está en crisis, nadie invierte en activos sin valor intrínseco, como lo es Amway o Zrii. La gente invierte en lo que es estrictamente necesario. Justamente después de la crisis, llega un momento de confusión, sin saber si se debe gastar o no, pero cuando las mismas personas empiezan a hablar de negocios fáciles, la situación pinta mal.

 

Como la economía es cíclica, tan pronto el panorama ‘pinta bonito’ es natural que las personas se animen a invertir, sin embargo, la mayoría de crisis se desenvuelven en el instante en el cual se reconoce que hay un mercado sobrevalorado. Estos, por lo general, se dan cuando las personas invierten en activos que no poseen el valor intrínseco que dicen tener.

 

Como colofón, le dejo dos datos chéveres: en este momento, los buenos inversionistas no están comprando nada; están vendiendo. Y, por otro lado, sabe ¿en qué se están destinando la mayoría de los recursos de las naciones en estos momentos? En oro, el único activo que históricamente no se desprecia en una crisis económica.

 

Negocios digitales en crisis económica

 

Es irónico. Soy dueño de una agencia de marketing digital y todos los días hablo acerca de cómo la tecnología está aquí para ayudarnos, no alejarnos. Los entornos digitales permiten resultados tan fascinantes como este: la posibilidad de escribir en un medio propio a miles de lectores, en tiempo real, en diferentes espacios.

 

No obstante, me temo que cuando la crisis golpee, sea en el 2019 o 2030, los que más vamos a sufrir somos nosotros, los negocios digitales. En especial, el sector de marketing digital…

 

La vida en sí se fundamente en un concepto tan sencillo como elemental (mi querido Watson): oferta y demanda.

 

Oferta y demanda

 

Tan pronto una crisis económica azota, lo primero que se ve afectado es el consumo. Desde el punto de vista de conductas económicas, los consumidores prefieren reservan antes que gastar.

 

Digamos que una empresa vende empaques de papas fritas que vende COP$100 millones mensuales.

 

Tan pronto la crisis azota, los ingresos operacionales se reducen de $100M a $80M.

 

Ante dicho registro, las empresas deben hacer algún tipo de recorte y la sección principal en donde nacen dichos ajustes procede de Marketing o Publicidad.

 

¿Disminuyo mi inversión publicitaria de $20M en personal o en herramientas?

 

La mayoría de empresas prefieren la primera que la segunda.

 

Dicho comportamiento puede representar un recorte de 20 personas, en una empresa de 100.

 

Sin embargo, dicho comportamiento se refleja no solo en una empresa, ni en un sector, sino a nivel local, nacional, regional y global.

 

Al haber 20 personas desempleadas (multiplicado por el número de empresas que generan dicha actividad), estas personas pasan de ser consumidores a ahorradores.

 

La lógica es sencilla: no tienen trabajo, ni tienen con qué gastar, entonces no hay razón para hacerlo.

 

Tan pronto dicho comportamiento se presenta, el consumo se desestimula y las ventas siguen decayendo, en un comportamiento cíclico negativo.

 

De vuelta a las agencias

 

Dicho comportamiento tan solo presenta riesgos como oportunidades para todos.

 

Según la edición de junio de la revista P&M, el único sector de comunicación publicitaria que ha generado ingresos operacionales en los últimos tres años consecutivos ha sido el digital.

 

No obstante, digital todavía se presenta, como algunos clientes me mencionan, como una “caja negra”.

 

El mayor defecto del entorno digital es que la barrera de entrada es nula.

 

Cualquier tarado- yo incluido- puede tomar un curso de Marketing Digital y decir que es un experto en la materia.

 

La falta de regulación y de procesamiento crea una demanda de resultados transparentes pero, ante todo, efectivos.

 

Con este artículo no pretendo asustarlo, ni mucho menos.

 

Sé que digital (todavía) no es la gran panacea que algunos dicen que es. Está en período de maduración.

 

Sin embargo, ahora, más que nunca es importante plantear hipótesis y ejecutarlas para obtener resultados. Por ahora es fácil.

 

“Sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo”, dijo Warren Buffett.

 

Bueno, creo que próximamente sabremos quién cargaba un vestido de baño y quién estaba sosteniéndose de un flotador…